Movilidad Eléctrica en Canarias XII: llega el e-Golf a Canarias

En el puente por el Día de Canarias, tuvimos oportunidad de poner a prueba en las carreteras de Gran Canaria uno de los primero VW e-Golf gracias a Volkswagen Canarias. Queremos compartir nuestras impresiones, que ya les avanzamos, han sido mejor de las esperadas.

El Golf de siempre, como nunca

Vista general del VW e-Golf | Foto: Arlangton
Vista general del VW e-Golf | Foto: Arlangton

Han pasado casi 2 años desde que nos interesábamos por la estrategia de movilidad eléctrica de VW Canarias (puedes recordarlo en la entrada “Movilidad Eléctrica en Canarias II: Eficiencia y ecología de mano de Volkswagen Canarias“) y por fin comienza a circular por las carreteras canarias el primer VW 100% eléctrico. Ahora que nos hemos podido poner al volante, comprendemos que la espera ha estado muy justificada.

Lo cierto es que nuestras expectativas respecto al vehículo no eran demasiado optimistas; por lo general, los vehículos “electrificados” -es decir, modelos convencionales transformados a la fuerza en 100% eléctricos- quedan en un limbo en cuanto a sus prestaciones, ya que por lo general no presentan la eficiencia y confort de los que son concebidos como eléctricos desde el inicio, y además pierden las ventajas que pudieran tener como convencionales.

Salvo por los detalles azules en la parrilla frontal y sus faros Full-LED, el coche no permite diferenciarlo de sus homólogos térmicos. Ni siquiera en la posición del conductor hay pistas de que el vehículo carece de tubo de escape, hasta que uno fija la mirada en el cuadro de mandos, y ya comienzan las preguntas.

Cuadro de mandos VW e-Golf | Arlangton
Cuadro de mandos VW e-Golf | Foto: Arlangton

 El carácter deportivo del Golf

Dentro del coche, con el motor ya encendido (solo se sabe porque así se indica en el salpicadero), es completamente imposible encontrar un solo guiño a la eficiencia a los que tan acostumbrados nos tienen los fabricantes de la competencia: no hay “Eco”, no hay hojas verdes, ni árboles, … La marca alemana deja claro desde que el usuario se pone en marcha que el vehículo no necesita apremiar al conductor por conducción eficiente, se basta y se sobra sin ayudas externas para entregar máximas prestaciones durante muchos kilómetros.

Dentro del coche es imposible encontrar un solo guiño a la eficiencia a los que tan acostumbrados nos tienen los fabricantes de la competencia: no hay “Eco”, no hay “hojas verdes”, ni “árbolitos”, …

Sí se puede, sin embargo, activar dos modos “Eco” (rebuscando entre las opciones) de manera manual, o de forma automática cuando el vehículo supera algunos niveles mínimos de carga preestablecidos por el usuario. En su modo más eficiente (desactiva muchas prestaciones), el vehículo sigue respondiendo muy bien en carretera.Detalle rueda

La salida del e-Golf es de las más rápidas que hemos podido probar, a pesar de que todos los vehículos eléctricos tienen un excelente arranque por la entrega inmediata de par motor. Necesita 10,4 segundos para pasar de 0 a 100 km/h, que aunque lejos todavía de los 7,2 segundos que necesita el BMW i3, mejora los 11,9 segundos del Nissan Leaf.

La palanca de cambios invita a manejar el vehículo en la marcha D. No obstante, hay una última posición, la “B”, que en contra de la tímida forma de recuperar energía de la D, ésta es capaz de frenar por completo el vehículo en bajadas pronunciadas para favorecer la máxima recarga de las baterías, lo cual permite prácticamente la conducción con un solo pedal (el acelerador). Para nuestro gusto, un punto a mejorar es la transición, mientras se conduce en B, de la aceleración a la regeneración. Hasta el momento, la que preferimos, es la fluidez del Renault ZOE para esos cambios.

Autonomía para Canarias

Vuelta a Gran Canaria
Vuelta a Gran Canaria, 180 km

Si bien ya hay anunciada una nueva edición del vehículo con mayor autonomía, nuestro e-Golf marcada, con un 100% de la carga, 200 km de autonomía, cantidad suficiente para poder disfrutar de un tranquilo paseo dando la vuelta a Gran Canaria (180 km).  Según el NEDC, su autonomía es de 190 km. Hemos podido comprobar que las estimaciones de autonomía son muy buenas. Como en todo tipo de vehículos, una conducción agresiva y rápida penaliza el consumo, pero aún así este vehículo logra dejar el “estrés por la autonomía” lejos de la mente del conductor.

La gran mayoría de los particulares no llegan a hacer recorridos de más de 80 km diarios, por lo que el e-Golf es una solución perfecta para quienes hagan un uso medio de su coche principal.

Recargas lentas, semirrápidas y rápidas

El estándar de conectores de la marca alemana es el CCS para la recarga rápida, que permite la carga del 0 al 80% en 30 minutos. Si la recarga se hace en modo 3, usando el conector Mennekes, la carga completa puede llevar unas 8 horas, que llegarían hasta las 13 horas cargando en modo 1 en una toma convencional para recargar los 24,2 kWh de la batería.

Nosotros hemos podido probar la carga en el WallBox del Centro Comercial El Mirador  en modo 3, y en modo 1 en una toma de corriente de nuestro garaje.

En cargas lentas y semirrápidas el vehículo permite escoger la intensidad máxima de carga, lo cual está muy bien ya que nos facilita limitar la potencia máxima consumida por el coche durante la recarga y así no limitar la instalación eléctrica de nuestra vivienda.

Elección de intensidad de carga | Foto: Arlangton
Elección de intensidad de carga | Foto: Arlangton

Un equipamiento completo

La tendencia en los vehículos eléctricos es que de serie incorporen equipamientos que son opcionales en modelos convencionales. El e-Golf viene equipado con todo lujo de accesorios que hace de la experiencia de la conducción una delicia. Pequeños detalles que marcan la diferencia y aportan confort al usuario, como los que destacamos:

  • Sistema de cierre y arranque “Keyless-Access”
  • Cámara de marcha atrás “Rear View”
  • Avisador de presión de neumáticos
  • Avisador para cinturones delanteros no abrochados
  • Car-Net e-Remote
  • Climatizador automático Climatronic
  • Control de crucero Tempomat
  • Detector de fatiga
  • Dirección asistida electromecánica, regulación dependiente de la velocidad
  • Espejos retrovisores exteriores ajustables y plegables eléctricamente
  • Faros principales Full LED
  • Freno de mano eléctrico con Autohold
  • Neumáticos 205/55 R16 91Q resistencia a la rodadura superoptimizada
  • ParkPilot – avisos acústicos ante obstáculos en la zona delantera y trasera

Pero desde luego que el freno de mano AutoHold nos ha parecido muy práctico (a diferencia del arcaico freno de mano del Nissan Leaf, de pedal), la dirección asistida extremadamente suave y el sistema “Keyless-Access” comodísimo: basta llevar la llave en el bolsillo para poder abrir el coche tirando de la maneta, y ponerlo en marcha pulsado un botón. Al marcharnos, un leve toque sobre la maneta le indica que debe cerrarse y repliega automáticamente sus retrovisores exteriores.

Otro elemento a destacar es el control de crucero adaptativo, que permite que el vehículo trate siempre de mantener una velocidad prefijada en el volante, a menos que tengamos delante un vehículo que vaya más despacio, en cuyo caso el coche automáticamente respeta una distancia de seguridad que también podemos escoger, y reduce la velocidad para adaptarse a la marcha de quien nos precede. Para ello, dispone de un rádar en la zona delantera tal y como se aprecia en las imágenes.

Vista frontal de día, detalle del rádar | Foto: Arlangton
Vista frontal de día, detalle del rádar | Foto: Arlangton
Detalle de la cámara de visión trasera del VW e-Golf | Foto: Arlangton
Detalle de la cámara de visión trasera del VW e-Golf | Foto: Arlangton

El vehículo también cuenta con una cámara de visión trasera que queda oculta durante la marcha en avance, pero que se despliega cuando se introduce la marcha atrás. Visto desde fuera, parece que la maneta del maletero se ha quedado abierta, pero en realidad se trata de la cámara:

Los detalles marcan la diferencia

Además de todo el equipamiento que se ha comentado, Volkswagen ha cuidado todos los detalles para esta versión del Golf, queriendo diferenciar así el producto de los competidores eléctricos. Entre otros detalles, destacamos las luces de cortesía bajo los retrovisores exteriores así como las líneas luminosas azul eléctrico en las puertas.

Un precio que compensa

El equipamiento y prestaciones de este modelo, que no llega a costar los 30.000 €, hace que sea la solución perfecta para aquellos conductores canarios que realicen desplazamientos diarios desde la capital insular hasta, por ejemplo, el faro de Maspalomas, y regresen (trayecto total de 120 km).

La carga completa de la batería (24,2 kWh) supone un coste, en horas valle de un suministro PVPC (tarifa eléctrica más común en las viviendas), de 0,10 €/kWh, esto es, 2,42 €/recarga completa de la batería. Suponiendo además, que la autonomía real fuera de 130 km, tenemos un coste de 1,86 €/100 km. En un modelo convencional, el consumo medio es de 5,30 l/100 km, y un precio de la gasolina de 1 €/litro, tenemos un coste de 5,30 €/ 100 km, ¡una diferencia de 3,44 €/100 km! Tomando 250 días laborables al año, y pensando que el uso del vehículo eléctrico es solo para ir a trabajar, se tiene una diferencia anual de 1.032 €. Además deben tenerse en cuenta los ahorros en mantenimiento: no hay cambio de filtros de aceite, ni aceite, ni pastillas de freno (duran mucho más gracias al freno regenerativo), ni correa de distribución, …

En 8 años que dura la garantía del vehículo, el ahorro es de al menos 8.200 €. Si además podemos contar con subvenciones para la adquisición del vehículo, la opción es incuestionable.


¿Tienes más preguntas sobre el vehículo? ¡Háznosla en los comentarios a continuación! En Arlangton te asesoramos si estás decidido a electrificar tu movilidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Especialistas en ahorro y eficiencia energética